ENVIOS GRATIS A TODO EL PAÍS PARA COMPRAS MAYORES A $8000

Muchas veces nos piden recomendaciones para elegir un juego de mesa, nos da mucho placer poder ayudarlos, para eso necesitamos algunos datos, porque un buen juego de mesa no es el mismo para cualquiera.

Después de pensar en estas preguntas que te hacemos, envianos un Whatsapp Si todavía no tenés en claro cuál es el juego, te vamos a ayudar. Solamente necesitamos algunos datos.

  • ¿Cuál es tu presupuesto estimado?
    Hay juegos de muy diferentes precios en el mercado. Para orientarte necesitamos saber cuánto estás dispuesto a gastar. Así podremos ofrecerte juegos dentro de tu presupuesto.
  • ¿Qué edades tienen los jugadores? 
    Los juegos de mesa se pueden separar en franjas etáreas. Esto es fundamental para elegir bien un juego de mesa.
    • Infantiles: Son los juegos para los más chiquitos, en general están separados por edades muy definidas y suelen ser juegos muy orientados a niños. Los adultos solamente jugarán para acompañarlos, divertirse con ellos y enseñarles las pautas del jugar.
    • Juegos +7 / +8: Estos suelen ser muy buenos para momentos familiares, para compartir con los chicos o jugar directamente entre adultos. Suelen tener estrategia, pero son simples de jugar.
    • Juegos +12 / +15: En esta categoría tenemos juegos variados, con reglas y estrategias más complicadas. Son juegos en general más largos que los familiares.
    • Juegos + 18: Aquí clasificamos a los juegos de Previas, para adultos. Dónde el humor negro, el sexo, la sátira y la ironía pueden asustar a más de uno.
  • ¿Cuántas personas van a jugar habitualmente?
    • Existen juegos solitarios, otros cooperativos, que a veces tambén se podrian jugar en solitario.
    •  Además hay juegos que necesitan un mínimo de 2 o 3 jugadores y algunos que son divertidos si hay más de 5 o 6 jugadores. Es muy importante este dato, porque si el juego es hasta 4 jugadores y en la familia son 5, siempre va a quedar uno afuera. Y si el juego empieza de a 3 jugadores y hay 2 personas, va a ser difícil encontrar el momento para jugar.